XIX CONGRESO DEL PARTIDO COMUNISTA DE CHINA: Hacia la potencia socialista.

XIX CONGRESO DEL PARTIDO COMUNISTA DE CHINA: Hacia la potencia socialista.

(171018) -- BEIJING, octubre 18, 2017 (Xinhua) -- Xi Jinping presenta un informe ante el XIX Congreso Nacional del Partido Comunista de China (PCCh) en nombre del XVIII Comité Central del PCCh, en el Gran Palacio del Pueblo, en Beijing, capital de China, el 18 de octubre de 2017. El PCCh inauguró el miércoles su XIX Congreso Nacional en Beijing. (Xinhua/Ju Peng) (rtg)

XIX CONGRESO DEL PARTIDO COMUNISTA DE CHINA

Hacia la potencia socialista

El 18 de octubre, en el Gran Palacio del Pueblo de Pekín, se inauguró el XIX Congreso del Partido Comunista de China. Con más de 2336 delegados y durante toda una semana, se debatió sobre los logros alcanzados por China y los pasos a seguir hacia el futuro. El presidente del país y Secretario General del Partido, Xi Jinping, abrió el evento con un discurso de tres horas y media, en el que declaró que “el socialismo con particularidades chinas entró en una nueva era de desarrollo”.

Xi aseguró que el país seguirá enmarcado en la etapa primaria del socialismo, donde todavía conviven diversas formas de propiedad, junto al predominante sector público, y en donde el mercado continuará cumpliendo un rol fundamental. Sin embargo, el modelo económico seguirá basándose en el fortalecimiento de las grandes empresas estatales y en los planes quinquenales, columna vertebral del socialismo chino y fundamento de su impresionante progreso económico, social y cultural.

En ese marco, el Congreso presentó un plan de desarrollo en dos etapas para el futuro: la primera (2020-2035) donde se materializará la modernización socialista del país y la construcción de una sociedad modestamente acomodada. En la segunda (2035-2050) China habrá pasado de una economía de alto crecimiento a una de alta calidad de desarrollo, convirtiéndose así en un poderoso y moderno país socialista. Para el 2020, China habrá erradicado la pobreza extrema y para mediados de siglo se habrá cerrado la brecha existente entre el campo y la ciudad. En ese sentido, Xi planteó que el modelo económico chino es un ejemplo para el mundo, en especial para los países en vías de desarrollo. El progreso del gigante asiático es de tal magnitud que el salario medio del sector manufacturero (medido en dólares) se triplicó en los últimos diez años, superando, por ejemplo, a los salarios medios de América Latina y acercándose a los de países de la Eurozona como Portugal y Grecia.

Xi también se refirió al tipo de institucionalidad que está construyendo el país y remarcó que China no abandonará su sistema político de democracia popular y continuará desarrollándolo. El congreso finalizó con la elección del Comité Central, la reafirmación del liderazgo del camarada Xi y la incorporación de la iniciativa comercial de “la Franja y la Ruta” a los estatutos del Partido.

Compartir