La Patria no se rinde

La Patria no se rinde

En el Día de la Independencia, cientos de miles de personas participaron con banderas argentinas y carteles expresando su rechazo al acuerdo del Gobierno con el FMI.

La movilización fue convocada por organizaciones sociales, políticas, sindicales, culturales y de derechos humanos. Desde las 13 llegaban por oleadas los manifestantes rodeando el escenario que miraba hacia el sur, en las avenidas Belgrano y 9 de Julio, en donde se encontraban las y los artistas. Desde el fondo de la avenida se acercaban las columnas de las organizaciones políticas y los movimientos sociales y los sindicatos, junto con las familias y los miles de sueltos con sus carteles caseros y banderas. El frío invernal no atajó la necesidad de manifestarse en contra de las políticas neoliberales de Macri. Los afectados por las políticas actuales estaban ahí, trabajadores, jubiladas y jubilados, jóvenes y todos aquellos que se la rebuscan como pueden para poder llevar el plato de comida a su mesa.

El impacto de las políticas de gobierno sobre el empleo está dejando un saldo de 9,1% de desocupación, casi dos millones de personas. El 39,4% de los desocupados lleva más de un año en la búsqueda de una ocupación y más de la mitad del total supera los seis meses. La principal rama de actividad afectada fue la industria. En los primeros cuatro meses del año se perdieron 10.300 puestos registrados (-0,9%), que completan una reducción de 73.800 puestos desde diciembre de 2015. El poder adquisitivo de las remuneraciones registradas del sector privado va en caída en el primer cuatrimestre, y la mayor inflación acelerará en los próximos meses la tendencia. En el sector público la situación es aún peor y las pérdidas de poder adquisitivo son dramáticas como en el caso del salario mínimo, vital y móvil (fijado por decreto), haberes jubilatorios y la Asignación Universal por Hijo, determinadas por la nueva fórmula de movilidad previsional sancionada en diciembre.

Alrededor de las 16 horas desde el escenario se anunció la lectura del documento. Gerardo Romano y Carolina Papaleo fueron los encargados de leer la Proclama. Arrancó con la frase del Himno “Oíd el ruido de rotas cadenas” y llamó a romper con el Fondo, con el endeudamiento, con el ajuste, con las políticas económicas que la Alianza Cambiemos está imponiendo. “Hoy gobiernan los agentes financieros de las corporaciones extranjeras, gobiernan los especuladores que hacen de la riqueza generada por las trabajadoras y los trabajadores un botín para alimentar la evasión, la fuga de capitales y la timba financiera. Poner fin a la especulación, nos demanda avanzar hacia la nacionalización de nuestra banca, perseguir a los evasores, controlar el cambio y recuperar por parte del Estado la dirección del crédito hacia el desarrollo de la industria, la producción y las economías populares.

Hay que frenar la libre importación, hay que detener los acuerdos de libre comercio que mendiga Mauricio Macri y los gerentes que gobiernan por Estados Unidos y Europa, hay que defender nuestras pequeñas y medianas empresas de la ofensiva de las grandes corporaciones.

Debemos avanzar hacia la nacionalización del comercio exterior, para que un puñado de multinacionales no transforme nuestra riqueza en un asiento contable en las ganancias que registran sus balances.”

También llamaron a romper con el olvido de las políticas de Memoria, Verdad y Justicia, con el patriarcado, con el pensamiento único y con la mentira sistemática, de la estafa de quienes nos gobiernan. El escenario recordó a los familiares del ARA San Juan que protestan a sólo ocho cuadras, encadenados a las flamantes rejas instaladas en la Plaza de Mayo. Y exigieron marcha atrás con el anuncio de intromisión de las Fuerzas Armadas en políticas de seguridad interior.

Del otro lado, está la imagen del gobierno en un muy deslucido acto oficial en la Casa Histórica. El Tedeum con la vice, y Macri rodeado por un operativo de seguridad de 2.500 policías y un puñado de funcionarios que parecían estar en un velorio. Abandonan los timbreos por temor a la reacción de los vecinos, incluidos sus votantes; vallan los actos públicos en las celebraciones patrias para impedir que se acerque cualquier cosa viva, o los evitan con excusas pueriles, como el 20 de junio. No pueden apelar ni al artilugio de los niños de la primaria en el corralito, ni a los deshilachados desfiles militares.

PROCLAMA POPULAR DEL 9 DE JULIO DE 2018

Fragmentos

  • “Rompamos las cadenas que nos impone el acuerdo alcanzado por el gobierno de Mauricio Macri con el Fondo Monetario Internacional, que sólo le ofrecen a nuestro pueblo, un destino de miseria planificada. Un ciclo veloz y brutal de endeudamiento externo, que pretende condenar a generaciones a seguir pagando los negocios que están haciendo unos pocos. La deuda externa contraída por el gobierno de Mauricio Macri es ilegal e ilegítima, ha tenido como destino exclusivo engrosar los balances de un puñado de grandes corporaciones. Que la paguen ellos, y no vengan nunca más a recurrir al sacrificio de los humildes y explotados.”
  • “Rompamos las cadenas que nos pretenden imponer los patrones, que alientan desde el gobierno una reforma laboral que intenta retroceder cien años en los derechos conquistados por la lucha de las trabajadoras y los trabajadores del país. Debemos conquistar en paritarias libres una victoria sobre la devaluación generada por los especuladores que gobiernan, que ha disparado una inflación que está licuando nuestro salario. Debemos sepultar la infame reforma previsional que destrozó la movilidad ascendente de nuestras jubiladas y nuestros jubilados.”
  • “Rompamos las cadenas del ajuste miserable sobre las tarifas de los servicios públicos. El gobierno pretende que financiemos las ganancias exorbitantes de las empresas cuyos gerentes asaltaron el Ministerio de Energía; hay que frenar el tarifazo para poder recuperar en manos del Estado los servicios públicos esenciales que constituyen un derecho humano.”
  • “Rompamos las cadenas del cinismo y la hipocresía. Mauricio Macri ha llegado al gobierno mintiendo escandalosamente, traicionando la voluntad de sus votantes, transformando la democracia en un fraudulento oportunismo electoralista. Defendamos la política como herramienta transformadora, defendamos la organización popular como el camino para alcanzar nuestros sueños. Nos hemos movilizado una vez más, porque el pueblo en la calle decide, y decidimos hoy, reafirmar nuestro compromiso de construir entre todas y todos la Patria que soñamos.”
Compartir