Un repaso por los conceptos que el Presidente electo Alberto Fernández fue articulando desde su triunfo, respecto a los principales aspectos a encarar en el gobierno que viene.

El martes 10 de diciembre inicia una nueva etapa en la Argentina: tras cuatro años de neoliberalismo y saqueo, Mauricio Macri y su tropa de entreguistas abandonan el gobierno y asume Alberto Fernández, Presidente electo con el 48,10% de los sufragios en una votación en la que por primera vez un gobierno que se postula para ser elegido nuevamente no es reelecto. Dato que habla a las claras del enorme descontento que produjeron las políticas del macrismo, y su contracara en la esperanza que provoca en los argentinos y argentinas el retorno de un gobierno que tenga como norte y bandera al pueblo trabajador y la soberanía nacional.

En este sentido, existen muchas expectativas acerca de cuáles serán las medidas de gobierno y las políticas que se llevarán a cabo en cada cartera, en un contexto de profunda crisis económica, deterioro de la capacidad productiva, alto desempleo, alta inflación, la mayor toma de deuda que país alguno haya adquirido alguna vez con el Fondo Monetario Internacional, un entramado putrefacto de corporación judicial y servicios de espionaje, entre tantos aspectos deleznables que el neoliberalismo imprimió en nuestro país.

Uno de los problemas más acuciantes, como decíamos más arriba, es la Deuda Externa: el FMI, viejo conocido en estas pampas, le prestó a la Argentina 57.000 millones de dólares, una enormidad nunca antes registrada en otro país, de los cuales 44.000 millones ya fueron utilizados y dilapidados en la timba financiera, para cuantiosa ganancia de unos pocos amigos del Presidente. En este sentido, Alberto reconoce la envergadura que este tema reviste, y reconoció en reiteradas ocasiones seguir la máxima “los muertos no pagan deudas”, que con la voluntad política del compañero Néstor Kirchner nos llevó al desendeudamiento y la capacidad de tener decisión soberana como país en estos temas. “Vamos a pagar el día que hayamos crecido, hayamos producido más, hayamos exportado más y hayamos conseguido los dólares con los que tenemos que pagar nuestras deudas. Así va a ser esta vez. Y no me voy a dejar convencer por los cantos de sirena, porque nos han dejado en el fondo del mar. Espero que todos lo entendamos”, señaló Fernández.

Otro problema para la economía de los argentinos y argentinas son los Precios: Macri deja el gobierno con una inflación acumulada superior al 300%, y en el corriente año, con el índice anual más alto desde 1991. Para paliar esta problemática, Alberto sostiene la importancia de enfrentar la concentración económica: “la economía también se concentra. En sectores como la panificación, el 80 por ciento está en manos de un operador. En el sector lácteo, casi el 100 por ciento está en manos de dos. En el sector cervecero, todo está en manos de tres operadores”. También cree que los medios de comunicación juegan un rol importante: “si Clarín publica en tapa que voy a dar un aumento del 35 por ciento de los salario, mucha gente para prevenirse aumenta 10 o 15 por ciento de los productos”.

El Desempleo es otra de las facetas que merecen ser saneadas. Durante el macrismo, el índice volvió a los dos dígitos por primera vez en quince años. En recorrida a una textil de zona norte del Conurbano, el Presidente electo indicó la importancia de fortalecer la industria como principal dadora de empleo. “Nosotros creemos que en Argentina no se debe especular financieramente. Hay que invertir, arriesgar y, al mismo tiempo, poner en marcha más máquinas que empleen a más personas”, sostuvo. En este sentido, como señaló en más de una ocasión, la promoción de consumo por parte del Estado resulta fundamental para que la rueda económica vuelva a girar.

En relación a Política Exterior, auspiciante y esperanzadora resultó la inauguración del Grupo de Puebla, en línea con la integración regional con objetivos de cooperación y solidaridad entre los países de la Patria Grande latinoamericana que Néstor, Lula, Chávez, Evo y Correa supieron implementar en los años 2000, bajo la estela de Fidel. En este sentido, y respecto a los conflictos de diversa índole que azotan a la región, Alberto caracterizó: “el reclamo de Chile es progresista, el de Colombia es progresista, el de Ecuador es progresista. No dejemos que la gente salga a la calle a decir ‘no damos más’”. Cabe destacar que, mientras Macri y los suyos se hacían los zonzos, Fernández destacó desde un primer momento que en Bolivia hubo golpe de Estado y se movió en pos de que el compañero Evo Morales obtenga su asilo político en México.

También es importante señalar que en la Argentina de Macri sigue habiendo presos políticos, en el marco del Lawfare que tiene lugar en la región. Muchos líderes políticos y funcionarios de gobiernos populares están siendo perseguidos por implementar políticas que no son del gusto del establishment y los Estados Unidos. A este respecto, Fernández fue categórico: “no tengan dudas de que están mal detenidos en la mayoría de los casos”, además de elogiar como “fenomenal” el histórico alegato de la compañera Cristina en su última indagatoria, en la que postuló abiertamente la persecución política desplegada en su contra.

DEUDA

«Vamos a pagar el día que hayamos crecido, hayamos producido más, hayamos exportado más y hayamos conseguido los dólares con los que tenemos que pagar nuestras deudas. Así va a ser esta vez.”

INFLACIÓN

«La economía también se concentra. En sectores como la panificación, el 80 por ciento está en manos de un operador. En el sector lácteo, casi el 100 por ciento está en manos de dos. En el sector cervecero, todo está en manos de tres operadores.”

«Si Clarín publica en tapa que voy a dar un aumento del 35 por ciento de los salario, mucha gente para prevenirse aumenta 10 o 15 por ciento de los productos.”

EMPLEO

«Nosotros creemos que en Argentina no se debe especular financieramente. Hay que invertir, arriesgar y, al mismo tiempo, poner en marcha más máquinas que empleen a más personas.”

«Debería darse una reforma laboral por sectores. Con una modernización de los convenios colectivos y sin que signifique una pérdida de derechos ni de reducción salarial.”

SALUD

«El Estado va a volver a asumir su responsabilidad en la respuesta al VIH. Asegurar el tratamiento, expandir el testeo, ampliar la distribución de preservativos, financiar la investigación y garantizar la ESI. Compromiso y decisión política.”

INTEGRACIÓN LATINOAMERICANA

«El gran desafío es dejar de tener este estigma de ser el continente con mayor desigualdad. Nadie puede estar feliz y tranquilo con esta realidad. Cuando me toque asumir la presidencia, el 40% de los argentinos estará bajo la línea de pobreza, pero eso le pasa a todo el continente. Ha llegado a hora de alcanzar la igualdad.”

«Debemos estar unidos en economías regionales. Voy a trabajar incansablemente en unir a América latina en un solo continente. Se que no estoy solo.”

«Tenemos que discutir sobre cómo enfrentar la globalización, sin que nos lastime. El único modo es construir economías regionales, como Europa, no reneguemos de la globalización, sino de nuestra incapacidad de estar unidos. Voy a trabajar incansablemente en unir a América Latina en un solo continente, eso es lo mismo que quiere AMLO. Éramos una Patria Grande, pero inexplicablemente alguien nos dividió y se aprovechó de nosotros.”

EDUCACIÓN

«En relación con los niveles de la educación obligatoria, ordenaremos todas nuestras políticas en torno a dos propósitos fundamentales: la universalización de todos los niveles obligatorios, ampliados gracias a leyes nacionales todavía incumplidas, y el mejoramiento de la calidad educativa.”

«Vamos a dejar de pagarle a los usureros para que los maestros tengan un salario digno y que todos los trabajadores tengan su paritaria año a año.”