El pasado 6 de julio se realizó una reunión del Comité Central de nuestro Partido. Además de abordar la coyuntura nacional e internacional, se analizó particularmente el escenario electoral y el rol del PCCE en la decisiva campaña que tenemos por delante.

En estas elecciones lo que está en juego es si seguimos en este derrumbe en el que estamos como Patria o si volvemos a retomar una senda antineoliberal. Si en tres años y medio el macrismo hizo al país y al pueblo el daño que hizo, imagínense cuatro años más.” Con estas palabras, el compañero Pablo Pereyra, Secretario General de nuestro Partido, inició las conclusiones de una jornada extensa que contó con la participación de los diferentes responsables regionales, secretarios provinciales y de los movimientos de masas en donde actuamos los comunistas.

El Central se inició con un informe presentado por el camarada Ezequiel D’Adamo, donde se abordaron los principales ejes de la situación internacional (signada por la confrontación entre el imperialismo norteamericano y el eje multipolar que conforman la República Popular China y la Federación Rusa), también se repasó la coyuntura latinoamericana (con énfasis en la resistencia de la Revolución Bolivariana de Venezuela frente a las agresiones de los Estados Unidos) y se incorporaron luego los elementos más salientes de la vida política nacional en el marco de la disputa electoral.

Acto seguido, los compañeros y compañeras de la Provincia de Buenos Aires y la Capital Federal, de Entre Ríos, de Santa Fe, de Mendoza, Córdoba, por citar algunos, fueron exponiendo (luego de los balances) la planificación y el tipo de campaña que nos proponemos hacer de acuerdo a las características de cada lugar, atendiendo a sus particularidades, que varían no sólo según la provincia, sino también a nivel regional, zonal, municipal y en las comunas. No ser formales en este sentido y pensar cómo al calor de la campaña en torno a las candidaturas de Alberto y Cristina, nos planteamos también objetivos de crecimiento cómo Partido.

En este marco, se intercambió sobre cómo encarar el trabajo político en el seno del movimiento obrero, en el territorio, en el movimiento estudiantil, buscando las formas más adecuadas para dar la discusión y contribuir a la victoria primero en las PASO, y luego en octubre. Se destacó el rol de Nuestra Palabra y el laburo en las redes sociales, y se exhortó a poner en práctica una propaganda simple y llana que nos permita abordar los debates principales de cara a nuestro pueblo, desde una identidad de izquierda identificada con el liderazgo que ejerce la compañera Cristina.

El cierre del compañero Pablo resultó fundamental para sistematizar este enfoque colectivo: “¿Cuál es nuestro papel? Salir a disputar al 40% que está en el medio. No hacer hechos hacia adentro, no salir a hacer campaña para los convencidos. A los convencidos organizarlos, con comandos de campaña u otras formas, ver qué vuelta encontrarle. Con el Partido como motor, organizar a los sectores que quieren hacer campaña para derrotar al neoliberalismo (…) Pero tienen que ser cuestiones puntuales en la campaña, concretas, y sumar a un clima de salida. Lo estratégico, lo de fondo, lo vemos nosotros, o los sectores más politizados. Nos tenemos que plantear en la propaganda lineamientos de campaña que estén orientados a ese 40%. Si hacemos una campaña ideológica no les vamos a llegar, porque están afuera de esa discusión, están en otra, están en el día a día con los problemas. En ese esquema, crecer como Partido. PCCE y Frente de Todos tiene que ser la firma en cada pintada, en cada volante, en la campaña a través de las redes; tenemos que crecer como Partido, incorporar más militantes al Partido y crecer en la influencia como Partido.”

Textuales de Pablo Pereyra

«Macri lo que está diciendo, sobre todo para afuera, es que si llega a ganar las elecciones, antes de empezar su segundo mandato, va a tomar todas las medidas estructurales prometidas al imperialismo, que en este proceso electoral no puede tomar. Como la reforma laboral, la reforma previsional, etc. Entonces, nosotros lo planteamos siempre, eso es lo que está en juego: si vamos hacia un camino de disolución nacional o si retomamos la senda antineoliberal.”
«Daban por muerto al kirchnerismo, no había condiciones. El objetivo del imperialismo en la Argentina era instalar nuevamente el bipartidismo neoliberal: un peronismo neoliberal y una fuerza no-peronista neoliberal también. Liquidar al kirchnerismo y en función de eso meterla presa a Cristina y volver otra vez a un esquema de ganar-ganar: gana la pata peronista neoliberal, ganan; gana la pata no-peronista, ganan también. No lo pudieron hacer por Cristina. Fue por Cristina y el respaldo popular que logró construir. Y cómo fue manejando los tiempos Cristina, fue lo que permitió llegar a este escenario, de hoy estar en condiciones de ganar las elecciones.”
«Debemos aprovechar el grado de politización y discusión política que hay en una campaña para crecer como fuerza política. En la campaña electoral aprovechar para avanzar en la construcción de los instrumentos jurídicos-políticos que son las personerías. Es parte de lo que tenemos que hacer si queremos tener un Partido más grande y más sólido.”